Ventajas de utilizar cubiertas en las piscinas

Ventajas de utilizar cubiertas en las piscinas

Actualmente hay un componente de las piscinas desmontables muy presente en los mercados, indispensable para garantizar una higiene y limpieza real del estanque, así como para disfrutar de una serie de beneficios antes impensables o para cuya consecución era imprescindible incurrir en más gastos.

Se trata de las cubiertas para piscinas, uno de los accesorios más prácticos y beneficiosos sin dudas, que no sólo hace posible la reducción de los gastos en materia de mantenimiento, sino que también permite alargar la temporada de uso de la piscina, además de muchas otras ventajas de las que hablaremos en este artículo.

Cubiertas de hibernación

Las cubiertas para piscinas desmontables se clasifican atendiendo a una serie de parámetros, pero hay una tipología que basa su distinción en la estación para la que debe usarse cada cubierta, y en el trabajo que realizan las mismas con respecto a la temperatura del agua (fuente).

De esta forma, hoy tenemos cubiertas de invierno y cubiertas de verano, o lo que es lo mismo, cubiertas de hibernación y cubiertas isotérmicas.

Las primeras sueles estar compuestas por un plástico opaco que tapa toda la piscina y se ajusta al contorno y su principal funcionalidad, aparte de prevenir la introducción de hojas, arena u otras impurezas en el agua, como cubierta al fin, es proteger el agua de la piscina y mantenerla a una temperatura agradable para el baño durante la temporada invernal, ya sea para disfrutar de la piscina en la propia temporada o tras su término.

Estas cubiertas previenen además que la luz solar impacte directamente en el interior del estanque cuando no se está usando, con lo cual impiden que las microalgas del agua hagan su fotosíntesis y, por tanto, que se reproduzcan y contaminen el color y la calidad del líquido.

A pesar de llamarse cubiertas de invierno, por sus atributos y funcionalidad podemos usar estos protectores lo mismo en invierno, cuando no se suele usar la piscina, que en verano, cuando se precisa proteger el estanque porque se estima que no se disfrutará por varios días o no se le proveerá tratamiento químico ni depuración.

En invierno puede usarse para proteger las piscinas desmontables durante la temporada completa o por breves períodos, ya que su trabajo protector con la temperatura del agua permite tomar algún que otro baño ocasional en esa estación.

Por último, las cubiertas de invierno representan un ahorro considerable en productos químicos, ya que mantienen el agua en condiciones ideales para su uso durante largos períodos.

Cubiertas isotérmicas

Este tipo de cubierta son las más usadas en las temporadas habituales de baño, razón por las que se denominan muchas veces como cubiertas de verano.

A rasgos generales son más ligeras que las de invierno y su instalación se hace de manera más rápida y fácil.

Se tienden fundamentalmente durante las noches para favorecer que al otro día el agua se mantenga en una temperatura favorable para el baño, ya que estas cubiertas conservan la temperatura del agua a pesar del bajón que este indicador meteorológico experimenta en las noches y madrugadas.

Con esto se ahorra además de en productos químicos en la cuenta de la electricidad, ya que el propietario no tendrá que usar tanto los equipos de climatización como sí tendría que hacerlo, incluso en verano, en una piscina sin cubierta.

Compártelo en tu red social:
Más en DecoUtil - Terrazas:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook