Cubiertas telescópicas

Cubiertas telescópicas

Cubrir la piscina de nuestro hogar tiene numerosas ventajas: evitamos que caigan deshechos al interior y de esta manera se mantiene limpia la mayor parte del tiempo, además de que contribuimos al ahorro del agua (puesto que no se evapora) y mantenemos óptimas las condiciones higiénicas del medio.

En este sentido, las cubiertas telescópicas son una de las más ideales que existen actualmente en el mercado, pues permitirán disfrutar de nuestra piscina durante los meses de verano y protegerla mientras dure el invierno. Además, este tipo de cubiertas permite retener la temperatura del agua (cerca de 5 grados de diferencia con respecto a la temperatura ambiente), y por si fuera poco, se volverán indispensables si contamos con niños o mascotas en casa que podrían caer accidentalmente al agua.

¿Cómo está formada una cubierta telescópica?

Habitualmente, este tipo de estructura consta de varios módulos en forma ojival acoplados mediantes raíles que se colocan desde el suelo. Los módulos pueden ser fijos o móviles, y estos últimos permitirán desplegarse y abatirse fácilmente para una manipulación sencilla. Cuando utilicemos la piscina, los módulos móviles podrán plegarse hasta el módulo fijo para brindar a la cubierta un aspecto de cenador. Otro tipo de cubiertas telescópicas permiten desplegarse hacia los laterales.

Cubierta telescópica baja              

Son las más comunes de encontrar en el mercado. Aunque quizás no aporten mucha elegancia, permiten compensar este hecho con una alta funcionalidad, además de que son muy baratas. En cuestiones de minutos podremos desplegar o cerrar la cubierta de la piscina, la cual no excederá generalmente los 90 centímetros de altura (en el caso de los modelos San Marino Telescópico). Además se trata de un tipo de cerramiento de piscina que prescinde de sistemas de montajes como los raíles, y cuenta con sistema antivuelco y materiales de alta resistencia.

Cubierta telescópica alta

Evidentemente se trata de una categoría donde la altura de la cubierta alcanza mayores dimensiones. Algunos modelos como el Malasia nos proveerán de un frente totalmente desmontable (con puertas de correderas de una o dos hojas o en forma de acordeón), mientras que otros como el Malasia adosado o el Imola adosado pueden ser acoplados a la pared mediante ángulos especiales. Una cubierta telescópica alta también puede contener formas simétricas, e incluso podremos conectar cualquier habitación de nuestro hogar con la propia piscina. Los módulos en este tipo de cubiertas son bastante fáciles de montar, y de seguro dotarán de una gran elegancia nuestro espacio.

Material de las cubiertas telescópicas

Muchas piscinas telescópicas cuentan con paneles frontales y laterales fabricados con metacrilato y policarbonato. No obstante, y a pesar de su gran vistosidad, el metacrilato se trata de un material poco resistente, mientras que el policarbonato permitirá un mayor nivel de impactos y se mostrará mucho más idóneo a la hora de retraer la piscina. Evidentemente, el policarbonato posee un precio mucho más elevado que el metacrilato, y puede ser identificado en las tiendas si prestamos atención al canto de las placas, pues este tipo de material presenta un color más oscuro y grisáceo con respecto al metacrilato.

Compártelo en tu red social:
Más en DecoUtil - Terrazas:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook